domingo, 20 de abril de 2014

entironada

Bueno, pues pasa que tengo un tirón/contractura en el costillar, y tengo que hacer una pausita hasta que se me pase. Primero intenté ignorarlo, luego intenté convencerme de que descansar dos días entre clase y clase era 'reposar', y resulta que no. Hasta sin hacer ejercicios de fuerza, al día siguiente de cada clase he estado peor. Ays. 

Ahora mismo llevo cinco días sin hacer nada, y me molesta. Me doy cuenta de que puede tardar en quitarse una semana...o un mes. Y me jode...pero si descanso de verdad será menos tiempo que si voy arrastrándolo. 

Hay que ver cómo son las cosas. Hace meses asistía a una clase a la semana, y si alguna vez no podía ir por el motivo que fuera, pasaban dos semanas sin ir a clase y aunque tenía mono, no pasaba nada. Ahora me parece un poco castigo y un poco bajón. Así que me he puesto a darle vueltas al lado positivo. Porque esto no es nada, pero seamos objetivos: a lo largo de la vida pasan cosas. Te puedes romper un pie, una pierna, un brazo, o que tengan que operarte de juanetes, yo qué sé. Incluso hay gente que pasa por embarazos y partos y postpartos. Y entonces, si eres deportista y en concreto polista, tienes que mantener la calma y no desesperar. A lo mejor os suena muy evidente, pero para mí esto es una preocupación nueva, porque nunca había hecho deporte así que si me partía un pie sufría, pero lo justo. 


A continuación, una lista de cosas que puedo hacer mientras dure el tirón y no pueda hacer barra:

-Flexibilidad de piernas. Split, allá vamos.


-Pasar a limpio secuencias y notas que tomo en clase con letra horrorosa. 

-Ver muchos vídeos y tutoriales y apuntar cosas que quiero hacer.

-Pensar coreografías y escribirlas.

-Escribir varias entradas que siempre tengo en mente y nunca hago.

-Hacer estiramientos suaves. Ahora mismo soy súper consciente de mi respiración, porque al respirar hondo me tira. 

-Entrenar los empeines, aunque sobre esto no tengo grandes esperanzas.

-Visualizar cómo se me quita el tirón en plan 'Érase una vez el cuerpo humano'. Las cositas químicas que llevan los relajantes musculares y los anti inflamatorios dando masajitos a las células de mi músculo entironado.

viernes, 18 de abril de 2014

mandamientos polistas (I)

"No pidas un culo pequeño 
para que tus hombros lo puedan levantar:
Pide (traducido: cúrrate) unos hombros capaces 
de levantar tu culo."

Algo que pensé mucho antes de hacer pole: ¿No será que me veo culona porque tengo la parte de arriba demasiado estrecha? poca espalda, pocos hombros, brazos de palillo...y resulta que mi sospecha era cierta. Mi culo no era grande: mi espalda y mis hombros y mis brazos estaban un poco raquíticos. Y a lo largo de este año eso se está compensando. Y no me veo mal, aunque hay camisetas y vestidos que no me entran. Me veo bien. Qué jodido ¿no? Cómo nos cuesta decir eso, en fin, a las mujeres. No sé. A algunas les lleva años, psicólogos, operaciones, lo típico. Seguramente algunas se mueren sin decirlo. Yo también pasé muchos años sin poder decirlo. Y ahora es así de simple.

Esa cosa tan rara que nos meten a las mujeres en la cabeza. Mujer grande mal. Mujer músculos mal. Todos los cosméticos (excepto los dedicados a pechos y labios) siempre hablan de reducir reducir reducir. Adelgazar adelgazar adelgazar. Ser más pequeña. Ocupar un poco menos. Perder una talla. Reducir volumen. Hacernos menos, literalmente. Y resulta que no me sobraba nada: me faltaba. Necesitaba unos brazos fuertes y unos hombros fuertes y unos abdominales fuertes y una espalda fuerte, capaces de levantar a pulso y de sostener y de menear un culo del tamaño exacto de mi culo. 

split evolution


Hace apenas quince días colgué esta foto de mi split del lado bueno, para empezar a registrar mis progresos en flexibilidad. Y estoy muy contenta porque han sido dos semanas en las que no he hecho todo lo que quisiera... tengo un tirón en el costado que no se me acaba de ir... y ahora mismo pensar en dos semanas sin polear me corta mucho el rollo, pero no quiero que se me cure mal o que se me quede entironado del todo, así que...estoy de semi-reposo...y si hace falta pararé un poco...snif!

y como no debo forzar el tronco superior, me he volcado en el inferior: estirar, estirar, estirar, split, split, split, estirar, estirar, estirar, split, split, split...¡y he avanzado! a día quince de abril, mi split del lado bueno es este:

día histórico. euforia: hacía más de media vida que no llegaba a este punto.
¡empieza a parecerse a un split! 

y a continuación, en primicia y exclusiva... testimonio gráfico de mi split del lado chungo:

¡mediocre, pero no repulsivo!
Así que era cierto: ¡la flexibilidad se recupera! no era una leyenda urbana... os juro que en mis primeras clases no creía que llegara a recuperar tanto... estaba taaaaan oxidada. Pero ahora que veo que avanzo... me parece una meta razonable conseguir el split completo del lado bueno. Y que el chungo llegue a ser como es ahora mismo el bueno...tampoco me parece una locura.

¡¡Constannnnnncia y paciennnnnncia!!
*Ah, bueno, y mi truquito personal: para intensificar el efecto de los estiramientos, me pongo música e imágenes inspiradoras:


jueves, 17 de abril de 2014

la ingle y Hércules

la ingle: su importancia geográfica. la ingle y el pole dance. relación si la hubiera. ¿sostiene una ingle? ingle y axila: equilibrio y distribución de masas. ¿duele la ingle? el poder de la ingle. agarres de ingle. la ingle prodigiosa. la ingle y Hércules... 

porque así se llama esta figura: Hércules.

¡y la he conseguido! (gracias a mi ingle)


martes, 8 de abril de 2014

sobre el Encuentro de Circo Eucima


El fin de semana pasado fui al Encuentro de Circo Eucima y esta es mi pequeña crónica de mi experiencia en tal evento. 

Las actividades comenzaron el jueves pero yo me sumé el viernes, en la Gala en el Circo Price. Pues fue ESPECTACULAR. Una cosa impresionante. Le pones presupuesto en condiciones para vestuario, escenografía y demás detalles y te queda prácticamente el Circo del Sol. 

Me dejaron sin palabras. Gandini Juggling y sus mazas luminosas...




Maravillosa Vane Lunática (Campeona de España del PoleSport 2013) y 'Anhelía'...



Impresionante Saulo Sarmiento (Campeón del Mundo de Pole Art 2012) en un número de mástil pendular que se te iba la olla. Por si no conocéis a Saulo, aquí os dejo un vídeo.




Un maestro de ceremonias brillante llamado Wilbur, y más números magníficos que me estoy dejando en el tintero completaron una Gala de lujo. Todo el mundo salía diciendo lo mismo. Una barbaridad de nivel y muy buena organización. Tremenda gozada. 

Total, después nos recogimos pronto para aprovechar los talleres del día siguiente, que empezaban a las once de la mañana. Allí que estábamos unas amigas y yo dispuestas a encaramarnos al mástil chino, en un taller que impartió Germán de la Riva, profesor de la Escuela de Circo Carampa.

IMPRESIONES QUE ME HA CAUSADO EL MÁSTIL CHINO:


-Atracción inmediata. Amor a la primera caricia. 

-¡NO DUELE!

-NO RESBALA NO ME LO PUEDO CREERRRR

-¿por qué trepan así? ¿no ven que a todas luces es mejor y más bonita nuestra forma de trepar? 

-Sensación de seguridad: después de probarlo puedo entender esos arrojes salvajes que se hacen mucho en mástil. Es que te agarras muy bien. En vaqueros largos, camiseta de manga larga y deportivas vas como una diosa. Cosa que nos resulta increíble a las polistas, que necesitamos la piel para agarrar y nos cuesta la misma vida. 

-Es más fácil. Siento decirlo así de duro, pero es que lo es. Te ahorras casi todas las puñetas del pole, especialmente lo de resbalar. Pero...

-Hay pocos giros. He visto a gente girar en mástil, pero pooooco, muy poco. No está pensado para girar, sino para hacer figuras. Estáticas o dinámicas, sí, pero las dinámicas no se basan en giros, por lo que he podido ver. Y esa es la precisamente la parte preferida de muchas polistas, así que supongo que el hecho de que hagas pole no significa al 100% que te vaya a gustar el mástil. Pero creo que hay bastantes posibilidades.

-Hay quien lo ve como más masculino y más trepador, más de monos, gatos y largartijas. En cierta manera estoy de acuerdo...el mástil hace que te muevas de forma diferente. Yo no tengo preferencia: adoro girar y adoro trepar: le doy a todo, nenas. Y la experiencia del mástil me encantó. Quiero más, más, más. 

-Cuando se lo conté Isa Nemesys, gran loca del metal, me dijo 'te entiendo, el pole es mi novio pero el mástil es mi amante' y no lo hubiera podido decir mejor. Creo que he encontrado a mi amante.

Os voy a ahorrar el vídeo de mi primera toma de contacto con el mástil porque mi ego tiene un límite, es mucho mejor que veáis algo como esto: 



Oh. Es taaaan bonito el mástil.

El día avanzó en el pabellón, entre gente practicando telas aéreas, malabares de todo tipo, acrobacias, monociclos, rueda cyr, era un hervidero de cosas de colores y gente volando. Todo volando. 

ME SUBÍ AL TRAPECIO.

Quería hacerlo antes de morir. Sabía que es más difícil de lo que parece. Te enganchas con las manos, vale, pero tienes que tomar varios impulsos con el cuerpo antes de hacer como una media voltereta en la que las piernas alcanzan el trapecio, enganchan las corvas y tú te quedas ahí colgada cabeza abajo. Otro meneo del cuerpo para tomar impulso y tirar de abdominales hacen que te incorpores y te quedes sentada como en un columpio. Pues me estuve fijando, luego pedí que me lo explicaran por si acaso (no había taller de trapecio ¡qué pena!, sólo prácticas libres para gente más o menos iniciada) y me salió a la primera!! Olé ahí. Y luego me bajé, que también da cosilla la primera vez. Ea, cosita cumplida. Tal vez algún día tome alguna clase, porque me parece una disciplina preciosa, pero cada vez tengo más claro que adoro la barra. El concepto y todo. La sensación.

Luego vinieron mis profes Fran y Marina a dar un taller de pole que por cierto fue un exitazo, y pude comprobar una cosa:
A las chicas de pole nos cuesta poco el mástil, pero a la gente de mástil (casi todo chicos) les cuesta un huevo y medio hacer un giro en nuestras barras. Mucha fuerza, toda la que quieras, para hacer figuras, pero unos troncos girando. Así son la mayoría de los tíos que vi. Y no es un menosprecio: admiro esa fuerza. La fuerza se puede ganar y la agilidad también, cada persona a su ritmo y hasta donde llegue. Hay muchas mujeres que hacen iron-x y un montón de figuras salvajes y también hay hombres que saben girar, pero la tendencia natural dice que las mujeres somos ágiles y los hombres fuertes. Lo que pasa es que la tendencia natural se puede enriquecer (pregúntaselo a mis abdominales). 

Hasta ahí los talleres, después hubo una preciosa exhibición de alumnos de Carampa, después un espectáculo de fuego, después un increíble Cabaret y después una fiesta a la que no me quedé porque no daba ya más de mí y el domingo por la mañana había que ver las Olimpiadas Circenses, que fueron divertidísimas.

La verdad es que han sido casi unas vacaciones o un campamento. Ya estoy deseando que llegue la próxima edición, que seguro que será aún más grande, porque no deja de crecer. La sensación que me llevé es que el circo está de subidón, que hay un momento de talento desbordante y de fusión de artes y estilos que está generando cosas nuevas y cosas que están por venir. También me fui de allí con la sensación de que con eventos así, con gente así, el mundo va mejor y tiene hasta remedio. Apenas hice fotos porque soy así de pava a veces, pero ya han colgado muchísimas en la página de facebook de EUCIMA. Y aquí tenéis un artículo que han publicado en El País sobre este evento.

Y nada, que cuando empezaron a desmontar la lona de la carpa no me pude resistir a sus barras. ¿Sabéis? los orígenes del pole moderno están en las bailarinas exóticas que viajaban en los circos ambulantes, durante los años treinta en EEUU. Empezaron a usar en sus números el poste central de estas carpas, y desde entonces hasta ahora. Así que este es mi diminuto homenaje a nuestras Abuelas Polistas.



video

Hasta aquí mi crónica...¡ojalá que os haya gustado y que el año que viene seamos muchos más!



miércoles, 2 de abril de 2014

Abril empieza tan fuerte que voy a poner una estampita de Van Damme al lado de mi barra

Sí, voy a ponerme una estampita de Van Damme en pleno split cerca de mi barra, para que me dé inspiración.

Soy una perra y no lo he trabajado ni la mitad de lo que podría haberlo hecho, y sin embargo ya no es una cosa absolutamente lamentable. A día de hoy, este es mi split (del lado bueno, y en caliente):

mírame: mediocre pero feliz.
porque ahora soy mediocre, 
pero hace unos meses era
absolutamente lamentable.
¡he avanzado un montón!

Como de tres meses a esta parte me lo he empezado a tomar un poco más en serio y el avance sólo me viene a decir que seré una criatura ingrata si no me empeño en conseguirlo, porque algo me dice que puedo y que tampoco va a ser taaaan duro. Peor es lo de la escuadra. Tengo el propósito firme de estirar splits al final de todas las clases y entrenamientos que haga, porque en caliente es cuando mejor se hace y más se gana. Y ya está. Debería haber empezado a documentarlo antes, pero es que me daba simple y llana vergüenza. Tampoco me he hecho fotos del lado chungo, intentaré hacerlo el próximo día. Lo que sé seguro es que cuando empecé, mi lado bueno era peor que lo que es ahora mismo mi lado chungo. 

Y voy a medir mis progresos mes a mes, junto a mi estampita de Van Damme. Y así, hasta que mis splits sean lo mejor que puedan ser. Ni más, ni menos. Sin prisa, sin pausa.

Pensaba usar esta foto,
pero luego me he fijado en
los visillos.
Así que voy a usar esta. Dónde va a parar.
¡Cualquier ocasión es buena para practicar tus splits!
Lúcelos en cualquier boda, gala o sarao, ¡qué carajo!
Piensa que ¡Van Damme lo haría!