lunes, 2 de marzo de 2015

2 años de pole

Pues acabo de cumplir dos años de clases de pole dance.

Y me ha cambiado tanto la vida que aún me sigue sorprendiendo, y confío en que no ha terminado de cambiar. Esto sigue. Cuando empecé y me atrapó, y me subió el ansia por querer hacerlo muy bien YA, respiré hondo y pensé que dos años era un plazo razonable para aprender algo. Sin ser una experta, (para eso hace falta muuucho más) dos años me parecieron un buen segmento temporal como para que cundiera y ver si podía hacer esto bien o no.


Y me gusta lo que está ocurriendo. Lo que ocurrió desde el principio: sentirme más fuerte, pero antes de eso, la toma de conciencia de sentirme torpe, un saco de patatas y no un pajarillo. Un cuerpo descuidado que se estaba empezando a atrofiar. Alas arrugadas, de no usarlas. Lleva su tiempo recuperarse de eso. Siempre me ha dado respeto lesionarme por hacer de más. Creo que un cuerpo que no ha hecho ejercicio en los últimos quince años tampoco se puede flipar y querer ser Felix Cane, porque es frustrarse, hacerse mala sangre y seguramente, lesionarse.

Pienso que hay limitaciones objetivas, distintas para cada persona, y que hay mil maneras de pasar de ellas y/o disimularlas. Yo no me voy a dedicar a competir, así que mi objetivo es llegar a ser lo mejor que pueda ser, pero mi prioridad es hacer muy muy bien lo que sepa hacer, y no hacerme polvo por intentar hacer lo que por constitución, forma de espalda, límites de flexibilidad, etc, no pueda hacer. Amo este deporte y me gustaría llegar a jubilarme girando y volando en una barra.

Y si eso implica cuidarme mucho (algo que va directamente en contra de lo que siempre ha sido una personalidad con tendencia autodestructiva... hasta ese nivel me ha cambiado el pole) pues lo hago, y si implica dejar de fumar pues dejo de fumar. Es el reto de hoy. Llevo todo febrero mentalizada. Esta noche me termino el paquete y se acabó. Necesito mis pulmones para muchas cosas, pero una razón poderosa es que quiero aguantar 5,6,7 minutos de coreografía. Los que a mí me de la gana. Y para eso hay que tener buenos pulmones, limpios y sanos. Así que ahí voy. Entre otras razones, pero la barra da su empujoncito.

Hace dos años, no podía imaginar que yo sería la profe, la que enseña a otras a volar. Eso me hace muy feliz. Me esmero, y me reconozco en todas ellas y conozco las sensaciones increíbles por las que están pasando. Los primeros meses son duros, pero tan bonitos que me da nostalgia no poder volverlos a vivir. Pero sigo viviendo tantas cosas, tantas, que no me da tiempo a pensar en ello.

Esta es una de mis primeras mariposas y la primera foto que tengo de una figura en la barra. Era mi quinta clase y me pareció un logro increíble. Le tengo mucho cariño a esta foto por eso, porque un mes antes me parecía imposible.


                                            

Menos de dos años después, la misma figura se ve así:

Foto: Miguel Longueira

Y yo en teoría soy la misma, pero no lo soy. Mi melena es de colores. Mis empeines nunca serán bonitos, pero ya saben pasar desapercibidos, y son prácticamente todo lo discretos que pueden ser. Y estoy orgullosa de ellos. Mi culo es el mismo pero no está igual, no no. Igual que el resto de músculos que no sabía que tenía. La primera foto refleja tensión y en la segunda parece que no cuesta nada.

Así que de alguna manera sé que estoy en el camino, que ya he llegado a sitios donde quería llegar. Pero quiero ir más lejos.
                                     
Me encanta esta figura, creo que se llama 'Skater'.Y no es especialmente difícil,
ni nada. Pero cuando la haces bien queda TAN bonita.
 Desde fuera, antes de hacer pole, me parecía bastante mágica.
Y cuando veo que yo soy esa, me lo sigue pareciendo.

Tengo que tomarme un tiempo de reflexión para ver qué hago con este y otros blogs, que las cosas se hacen bien o no se hacen y yo lo tengo muy descuidado... pero tenía que decir esto por mis dos años en la barra: Ojalá que sean muchos más.

¡Volar!

martes, 20 de enero de 2015

urban pole - escuadra!


Este es mi primer Urban Pole de 2015.
El nivel de pasión  por las barras se manifiesta en que no es ni una barra: técnicamente es como un asa, pero aquí la menda es una chica de recursos y además, por fin tiene dominado el hecho de levantar la escuadra desde el suelo (olé por mí!! han sido muchos meses hasta conseguirla, y unos cuantos más hasta afianzarla)

Cuando empecé a intentar la escuadra pensé que tardaría años en hacerla, si es que lo conseguía. He tenido una intermitente pero larga relación muy de amor-odio con esta figura... Y creo que ¡por fin! puedo hacerla en casi cualquier lado.

Tengo muchos objetivos polísticos para este año:

-Limpiar mis inversiones, con especial énfasis en la inversión de hombro, y en la inversión desde escalada en barra giratoria. Una se acomoda a invertir haciendo bola primero, pero hay que estirar las piernas ¡vaga!

-Afianzar todo lo que sale desde layback, que lo practico poco porque me da mucha pereza el layback, desde siempre...

-¡La flexibilidad! Proponerme un ciclo de 100 días estirando. Seguro que si lo consigo ya no lo dejo. Split, ese eterno anhelo...¡un poquito de constancia, mujer! Piensa en el cacho Jade que te va a quedar.

-Jade y todo lo que incluye splits, a ver si me luce un poco!!

-Full Moon. Me tiene loca ese giro/figura...figiro :D

-Fortalecer brazos y hombros. ¡Mis eternos puntos flacos!

-Estirar siempre siempre siempre después de clase.

-Figuras que tengo a medias: caña con ellas. Jades, giros salvajes que acaban en inversiones, abanicos amplios... y figuras de fuerza, siempre mi parte más floja....¡pero poco a poco va mejorando!

-Figuras que me parecen de locura total, como el recién empezado a intentar Marion Amber, el Iron-X. el Janeiro o el Russian Split. ¡Espero que me parezcan menos locas cuando acabe este año!

¿Qué más nuevas y emocionantes aventuras polísticas traerá 2015? Aún no lo sé...pero lo pienso averiguar y os lo pienso contar...

(ayer alguien me dijo en clase: "tía, me tienes que explicar eso de pensar en espiral...y tienes que escribir más!" ¡gracias, Bea! yo creo que, por cómo giras, ya conoces el secreto de la espiral! :)