miércoles, 22 de octubre de 2014

estrenando a Needle (a medias)


Os presento en primicia total a Needle: mi PRECIOSA MAGNÍFICA DIVINA Fitpole Stage. Mejor dicho: os presento a la mitad de Needle, la otra mitad tiene que esperar a un techo más alto :)
La he montado por primera vez en mi casita, (que es diminuta) sobre todo para comprobar que todo había llegado correctamente, y SÍ.
Es muy fácil de montar, (y para que lo diga yo, que soy bastante torpe para el bricolaje en general y montar cosas en particular...) y menos mal, porque, y esto debo decir que me decepcionó un poquillo, la barra venía sin ningún tipo de instrucciones, librito testimonial, dvd de bienvenida ni nada por el estilo. Nada. Después del dineral que cuesta, se agradecería aunque sea que te manden un llavero como detalle, qué se yo. Bueno, pues busqué en youtube algún tutorial y este me confirmó que es tan fácil como parece. Así que me puse al lío, hice sitio en mi minisalón, y en poco rato estaba hecho.

Hay un núcleo-base metálico donde luego atornillas la barra, cuatro partes de madera que componen la base cuadrada (que mide en total 1,40 x 1,40m) y la barra, que yo la pedí en dos partes... (se puede encargar de una sola pieza, pero a ver luego cómo transportas 3 metros de barra!) de las cuales sólo he podido montar una, porque mi techo (todavía) no es tan alto y esta barra es para exteriores. Pero una vez montada... ¿quién se podría resistir a probarla? Aunque sea así, con metro y medio de altura... (lo podemos llamar 'mediopole') y menos de un metro alrededor... (lo podemos llamar 'minipole') siempre se puede hacer algo. Un poco de mediominipole. Lo siento por el ángulo y demás desastres técnicos del vídeo: el atril improvisado era el embalaje de la barra, no había muchas más posibilidades...
En fin: he desafiado a la muerte por impacto de esquinas, ¡y he salido victoriosa! Quería dejarle aunque sea un poquito de impronta a mi pequeña Needle, para que me reconozca en adelante :) Se llama Needle por lo finita... 42 mm de diámetro: esbelta como ella sola. (Y por la espada de Arya en Juego de Tronos, pues claro!!) Ays. QUÉ BONITA ES. Estoy deseando llevarla al aire libre. Hasta entonces... ha vuelto a su embalaje con mucho cuidado.

Y no sé, igual os parece una tontería, pero fue un momento bonito y emocionante. No tengo moto, pero creo que es lo que debe sentir alguien que ame las motos cuando estrena la cacho de motaca de sus sueños que se acaba de comprar. Aunque la primera vueltecita haya sido por ciudad. :) La próxima en pista abierta, pequeña Needle.

Y... porque fue jugar. Fue jugar conmigo misma a ¿qué puedo hacer con un metro y medio de barra y menos de un metro a mis alrededores? ¡algo tengo que poder hacer! Fue disfrutar. Porque recordé cuando empecé a hacer pole: los comienzos son duros y todo, cualquier giro básico, cuesta. Cuesta mucho, y lleva tiempo hasta que te va resultando más fácil, hasta que interiorizas cómo se coloca el cuerpo, cómo gira... Me preguntaba a menudo cuándo iba a poder disfrutar. Aspiraba a eso: simplemente poder bailar un poco, a mi bola, por el puro gozo de girar y ser un poco libre mientras tanto. Creo que era uno de mis grandes objetivos desde el principio, lo más importante a donde quería llegar era aquí: a disfrutar de la barra. Y aunque me quede infinito por aprender y tanto por mejorar, el caso es que disfruto. Disfruto como una enana. Con una barra, y hasta con media :)

*La canción se llama Nevergreen y es de Emancipator, uno de mis músicos predilectos para polear.

 **Odio el tic que tengo de secarme la mano en el short cada dos por tres. Joder, tengo que quitarme esa manía!!

***La auténtica protagonista del vídeo es La Gata Impasible, que parece que me lleve viendo hacer pole toda la vida, la cabrona inmutable. No se movió cuando plegué media mesa, la mesa en la que está ella. No se movió cuando desembalé cartones, saqué las piezas, armé la barra. Y no se movió en todo el rato que estuve girando, más que para bostezar y estirarse. Y cuando le dije 'Te esperaba un poco más entregada como público, gata' me respondió 'Ah, pero... ¿eso era todo lo que sabías hacer? Espera, que ahora voy yo' y fue flipante, no os podéis imaginar: ¡es la Oona Kivela de las gatas!, peeero por desgracia, para entonces se me había gastado la batería del móvil :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario