miércoles, 18 de junio de 2014

volar(é) o un pequeño flashback

Hace tiempo que quería recuperar algo que escribí en mi otro blog un tiempo antes de comenzar este, pero no recordaba título ni fecha (de algo escrito por mí, así soy). Lo he encontrado, por fin. Os lo quería enseñar.

Por cierto, se llama 'volar(é)' y lo escribí el 22 de mayo de 2013, dos meses antes de empezar este blog. (Empecé a hacer pole el 1 de marzo, así que llevaba dos meses y tres semanas)

volar(é)

esta noche soñé que encontraba el curso de un río, rodeado de encinas, que estaba medio seco.
bajaba hasta el cauce, que era profundo pero no estaba fluyendo. había partes con grandes charcos de agua, que no olía mal pero estaba estancada y era verde. todo el sueño tenía muchos tonos verdes. el agua, el musgo, los árboles. observaba las algas, los bichitos, me fijaba a ver si había ranas o renacuajos. todo estaba en calma. 

entonces, sentía que el agua empezaba a brotar de todas partes. que de pronto la tierra a mi alrededor se humedecía, los charcos comenzaban a crecer. en apenas unos segundos. yo miraba extrañada y no comprendía. y de pronto noté un temblor bajo mis pies. entonces miré hacia el curso del río y lo vi. de la nada, una ola enorme de agua verde que venía hacía mí. un puto tsunami en un río. 

intenté escapar fuera del cauce. estaba empinadísimo y corriendo no lo hubiera conseguido. 
pero me agarré a unas raíces, largas y frondosas, que colgaban desde arriba.

y trepé. trepé rápido, sin pensármelo. 

y me salvé.

----

la verdad es que fue un sueño brutal.
se cumple, se cumple desde entonces
no ha parado de cumplirse,
trepar me está salvando.

jueves, 12 de junio de 2014

poder hacer esto es un subidón. y punto.



video


(clase de mástil chino en Carampa, el lunes pasado.
no sé si tiene nombre técnico, 
se puede llamar 'cambio de cuerpo y corvas'
todavía no lo hago bien, en plan bonito, pero ya lo hago. 
es una de las cosas con las que soñaba cuando empecé)

(re) vuelvo

Hola, ¿os acordáis de mí?
Yo soy una que solía escribir por aquí... digo esto con la cabeza agachada, los colores subidos y en voz baja... me da un poco de vergüenza haber dejado tan aparcados mis blogs, no tengo excusas y hace prácticamente un mes que se me curó la lesión (olé por mi costillar!).

Tengo bastante ajetreo cuerpo-mente, y voy a ir por partes concretas y eficaces.
Porque igual esta pausa era la paz que precede a los tsunamis. Oh nenas. Tengo tanto que contar que tendré que hacer un esquema.

Mi profesora de pole ha montado una escuela propia que en realidad no es una escuela, es UN PALACIO DEL POLE BENDITA SEA. Ahí hemos currado como jabatas muchas horas los últimos meses para transformar un local hecho escombros en una escuela de pole, telas aéreas y danza de lo mejorcito de Madrid. Es un hecho objetivo: la sala de barras es la más flipante que haya visto nunca. Nueve barras de más de cuatro metros, Xpole y Fitpole en la misma sala, un montón de espacio entre barras y espejos enormes y colchonetas y de todo. De todo. Es muy muy bonita, y no es que lo diga yo. Si me pongo a subir fotos no acabo... y esto me lleva a otra cosa:

Para ver fotos de esto tan flipante que os estoy contando, de momento y hasta que haya una web y un blog, hay cositas en la página de facebook (os recomiendo mucho el álbum 'Making of'). Estoy haciendo las publicaciones que tienen que ver con pole (la sección de danza oriental la lleva Alex, amiga, literata y bailarina de tribal alucinante) y estoy muy feliz. Son dos pasiones unidas y me siento afortunada.

Ah, a lo mejor notáis que no hay nadie en las fotos etiquetado con el nombre de Valeria Chaos ¡es lo que tiene! Valeria es mi nombre literario desde hace muchos años, porque a todo esto yo tengo un blog literario (o que intenta serlo) desde hace mucho, y era más fácil y lógico hacer este vinculado al otro, que hacerlo con mi 'otro' nombre, (reales son los dos...) que tampoco es que sea un secreto, pero yo siempre he sido muy de firmar lo que escribo con otro nombre, yo qué sé, como tanta gente. Así que, bueno, que a todo esto también me llamo Helena. Encantada :)

Me quedaría corta. ¿Veis? Demasiadas cosas que llevan de una a otra. Así está mi vida: acelerada. Pero intento centrarme. Enfocarme. 

Mirad. Todo empezó con una decisión muy pequeña: ir a una clase de pole. Ahora es una bola cada vez más grande de cosas buenas y cosas buenas y más buenas y mejores aún. Hasta los días malos. Sí. Hasta los días malos. No tienen nada que ver con lo que eran.

El circo. El circo me tiene revolucionada. Esto era algo latente que definitivamente se activó en el Eucima.
El mástil chino ha sido el hallazgo más brutal de los últimos tiempos. Mejor que las telas aéreas. Lo mejor desde el descubrimiento del pole.

Esa es otra: he estado intercambiando clases de pole por clases de mástil con Álvaro, monociclista malabarista mastilista y ya un poco polista. Nos conocimos en el taller de pole que hicieron mis profes, Marina y Fran, en el Eucima y en el que yo andaba echando una mano. Pues desde ahí. Joder, si hasta lié a...todo el mundo (a Marina, a su papá y al propio Álvaro) para poner anclajes de mástil en el local y así poder practicar y hacer un intensivo, que lo hicimos. Aquí está la prueba:


Así es como algunos pasan una tarde de domingo.


Arriba Cris, en una figura que se llama bruja, Álvaro abajo en una escuadra y yo en medio como el jueves, haciendo la superwoman. Esta foto es del 18 de mayo. Ha llovido poco, pero ya ha llovido!

Bueno, el mástil que veis en la foto es de Alvaro, era un préstamo y ya se lo llevó, ahora en su lugar hay una barra...que estaría genial forradita de neopreno, jijijiji

Nada, de momento la barra se queda como está, Álvaro se va a vivir a otro lado y mi recurso para seguir aprendiendo mástil es apuntarme a clases en septiembre. ¡Y lo haré! Porque ya hice la avanzadilla... el lunes pasado fui a una clase de mástil en la escuela de circo Carampa y me encantó. Está decidido. Estoy decidida.

¿Y sabéis qué? Pues que a seguir, y a seguir, carajo. Con todo, a por todas. Lo quiero ahora todo, todo ahora.